SENSUAL2

Se aproxima el fin de año, así que nos llenamos de deseos, emociones y propósitos para el año que viene. Muchos de esos propósitos son los mismos todos los años, como: perder peso, hacer ejercicio, viajar por el mundo, conseguir un trabajo mejor, estudiar, conseguir pareja, etc. Pocas veces incluimos nuestra vida sexual entre esos deseos para el año siguiente, aunque seamos conscientes de que es una parte importantísima de nuestra vida personal y de pareja. Pero tranquilos, todavía estamos a tiempo y les propongo estos 5 propósitos, que harán del 2016 el año más sensual de nuestras vidas.

1- Auto-seducción
El primero y más importante propósito, para poder cumplir con los demás, consiste en dejar un poco de lado el estar pendientes de cómo seducir al otro, por el contrario, debemos empezar por seducirnos a nosotras mismas. Escojamos y usemos ropa interior linda y sexy, luzcamos ese vestido que tanto nos gusta, maquillémonos de tal manera en que al mirarnos al espejo, nos enamoremos de esa mujer que vemos y nos digamos: “¡Upa! ¡Que sexy soy!”. Dejemos de lado tabúes y complejos y démonos la opción de sentirnos confiadas, lindas, arrolladoras y de entrar en el mood sexual para proyectarlo ante esa persona a quien queremos seducir. Si te sientes sexy, te ves sexy: ¡ERES SEXY!

2- Saca tiempo para el sexo
Nuestros días son un correcorre, cada vez tenemos más compromisos agendados, más responsabilidades y asuntos con los que debemos cumplir, y nos resulta un poco difícil detenernos y añadir cosas que consideramos deberían darse “espontáneamente”, como el sexo. Los invito a que el segundo propósito sexual para el 2016 sea pensar, al menos una vez al día, en sexo e incluirlo dentro de nuestra apretada agenda. Sacar el tiempo y las ganas de donde estén guardadas para disfrutarnos y tener relaciones sexuales que además, nos ayudan a liberar el estrés, descansar mejor y afianzar o recuperar la conexión con nuestra pareja. Nada más tener el sexo presente, nos permite estar más dispuestos a alimentar la imaginación y fantasías sexuales y por ende, a disfrutar más de nuestra sexualidad.

3- Conoce mejor tu cuerpo… y deja que lo conozcan
Nada más placentero que explorar para descubrir nuevas sensaciones, así que el próximo año quitémosle tanto tabú y misterio a nuestro cuerpo, especialmente a los genitales. Identifiquemos los lugares del cuerpo que son más sensibles para cada uno, así como el tipo de estimulación que nos gusta; una vez lo tengamos claro, enseñémoselo a esa persona especial, que seguramente estará dispuesta a hacer lo necesario para que estemos a gusto y lleguemos al éxtasis. Hablemos de sexo en pareja, compartamos nuestros más profundos deseos, gustos y fantasías, si no lo hacemos con nuestra pareja, entonces con quién? Cumplamos con este propósito, jugando a explorar nuestros cuerpos desnudos con caricias, texturas, temperaturas, aceites, vibraciones, etc. En el sexo todo se vale, siempre y cuando las dos partes estén de acuerdo y lo disfruten.

4- Adiós a la rutina
Cuando estamos en una relación larga resulta inevitable caer en la rutina y aburrimiento sexual, lo importante es lograr salir de ahí, abrir nuestra mente y aventurarnos a descubrir nuevas posiciones y lugares, tanto dentro como fuera de la casa, que pueden resultar muy excitantes. Atrevámonos a hacer una que otra picardía, propuesta por cualquiera de los dos. Podemos dejar volar la pasión en el mesón de la cocina, en la sala, en el carro, en el piso, en la ducha, contra la pared, etc… Y por qué no? En un motel para llenarnos de adrenalina en este lugar “prohibido”, creado especialmente para el placer. No importa que tengamos nuestra propia cama en casa y que no tengamos que buscar un lugar clandestino. Cualquier lugar, hora, posición o idea que ayude a salir de la rutina sexual, siempre serán bienvenidas a lo largo del año que viene.

5- Evitar las excusas
Dejemos de buscar excusas para no tener sexo o para no disfrutar de él. Los invito a que en el 2016 busquemos todas las excusas para tener sexo, para disfrutar de cada segundo de nuestras relaciones sexuales. Permitámonos sentir y hacer sentir placer al otro. Olvidémonos de fingir orgasmos para salir del paso rapidito y darle “contentillo” a nuestra pareja. Es más, olvidémonos del tan anhelado y exagerado ¡¡¡OOOOHHHHH!!! Enfoquemos nuestra atención en cada beso, cada palabra, cada estímulo, cada latido acelerado del corazón, cada caricia y movimiento, y así al ritmo del deseo entreguémonos al placer. Veremos entonces que casi sin darnos cuenta, el orgasmo llega de manera natural y mucho más intenso que si lo buscamos desesperadamente.

Por último, si haces parte del grupo de personas que no tiene una pareja estable y sientes que algunos de estos propósitos sexuales que propongo para el próximo año
no aplican para ti, no te preocupes, siempre podemos tener actividad sexual así sea con nosotras mismas. Solo debemos liberar nuestra mente, ser creativas, fantasear, aprovechar situaciones, libros o películas que nos resulten excitantes y si se quiere, pueden acompañar todos estos estímulos con un buen vibrador, que si bien no da besos, no dice palabras suaves al oído, no lleva el desayuno a la cama y por lo tanto no reemplaza al hombre, sí proporciona un gran placer a diferentes ritmos y velocidades, además de evitar que tomes malas decisiones y te involucres con uno o varios “errores”.

¡Feliz sexy y placentero 2016!